29 de agosto de 2012

Envidia a la peruana

"Tu envidia es mi progreso" - Rosa Maria Palacios Antiguo proverbio peruano



La semana pasada el tema coyuntural más importante fue el uso del Campo de Marte para Mistura. Las principales críticas ponían en duda si es que los organizadores de Mistura (APEGA) realmente iban a dejar el Campo de Marte tal y como lo encontraron (sin árboles talados, áreas verdes convertidas en cemento, etc.), incluso se cuestionó la legalidad del evento (según una ordenanza municipal, el Campo de Marte no puede utilizarse para este tipo de eventos, para más información respecto a estos cuestionamientos pueden ver este post de Matteo Stiglich).
El propósito de este post no es darle más vueltas a si Mistura debe hacerse en el Campo de Marte o no. Mi intención es otra: lo que a mi me fastidió de este asunto fue el tratamiento que le dio la prensa nacional. Distintos periodistas dedicaron columnas (y tuits) en defender a Mistura y al ex presidente de APEGA, Gastón Acurio, afirmando que las críticas son causadas por ese "mal tan peruano" que es la envidia. Como si no fuera suficiente ver todos los días en la parte trasera de los micros "tú envidia es mi progreso" o escuchar la típica frase cliché "el peor enemigo de un peruano es otro peruano", los llamados "líderes de opinión" salen a decir lo mismo que puede opinar un cobrador de combi o una señora conservadora aleatoria.
Ahora, antes de que me malinterpreten, no tengo ningún problema con que defiendan a Gastón. Al contrario, me parece acertado que lo hagan porque él dejó de ser presidente de APEGA hace 2 años y no tiene nada que ver con la organización del evento este año. Pero si tengo un problema con que digan que las críticas se producen por únicamente por envidia, como dice Carmen Lizarbe en un muy buen post:
"Los insultos y cuestionamientos que ha recibido Gastón Acurio no pueden justificarse y deben criticarse. Pero también debe criticarse el sesgo informativo de varios medios de la prensa limeña, y de algunos periodistas de opinión, que teniendo la obligación de investigar y contextualizar los hechos que presentan, se centran exclusivamente en la defensa cerrada de APEGA y del Sr. Acurio, invisibilizando los temas de fondo y haciendo oídos sordos de las preguntas y reclamos planteados. Más aun, hemos visto como algunos responden en el mismo tono que tanto critican, burlándose de quienes con justo derecho reclamamos que se respeten nuestros derechos y se haga cumplir la Ley. La tesis generalizadora de que los cuestionamientos vienen de los resentidos y fracasados que no soportan a los exitosos y luchadores del Perú es una falacia ad hominem y un insulto que en ninguna forma contribuye a solucionar los problemas aquí descritos. Un poco más de respeto y coherencia también en el tratamiento de las noticias, señores de los medios".
Pero que más da que este asunto esté insertado dentro de una  problemática mayor ¿no? Qué importa que la realización del evento pueda ser considerada ilegal ¿no? El peruano es casi-genéticamente envidioso ¡eso es! Por eso critican, no por otra cosa. Veamos que dice Alvarez Rodrich respecto las críticas en las redes sociales (cabe mencionar que al menos Alvarez Rodrich reconoce la autenticidad de los reclamos de los vecinos de la zona del Campo de Marte):
"Los ataques a Gastón Acurio tienen, por todo ello, ese sabor y olor a la tentación del fracaso que nos suele acompañar en el país cuando algo funciona y tiene éxito. Paremos de una vez de jugar al palo ensebado."
Y ahora veamos que dice la columna de Cecilia Blume:
"El ataque, absolutamente desproporcionado, hacia Gastón Acurio a raíz de una queja de vecinos sobre el uso de las áreas de un parque para realizar la exitosa y concurrida feria de comidas "Mistura", da para reflexionar sobre la idiosincrasia y naturaleza de los peruanos."
Si la "idiosincrasia" de los peruanos es ser envidiosos entonces ¿para qué nos molestamos en buscar la raiz de los problemas? Todo es envidia, es obvio. ¿Por qué la gente critica Mistura? Envidia. ¿Por qué la gente no votó por PPK? Envidia. ¿Por qué Castañeda no pasó a segunda vuelta? Envidia (le ganaba a todos). ¿Por qué la tia Susy tiene baja aprobación? Envidia. ¿Por qué Reimond Manco no triunfa en Qatar? Envidia a distancia. ¿Por qué ladran los perros, Sancho? Envidia. ¿Por qué Pizarro no mete goles en la selección? Súper envidia. ¿Por qué vivimos en un país subdesarrollado? ¡Porque todos envidiamos y somos envidiados constantemente! En serio, a veces creo que es "más peruano" acusar de envidioso al otro que envidiar al exitoso.  

Muchas veces a esto se reduce un debate

Más allá de bromas, quisiera insertar este tema en un contexto más ámplio. ¿Acaso no es esta misma "envidianoia" una de las tantas causas por las que existen ideas desafortunadas (por decir algo no ofensivo) como las del "Perro del Hortelano"? "Qué se han creido esos para detener el progreso de mi país, seguramente son unos resentidos envidiosos". ¿Este no era el discurso de ciertos sectores de la derecha cuando vieron que PPK no pasó a segunda vuelta (y peor cuando vieron que Humala fue elegido)? ¿Actualmente no hay mucha gente cree que los conflictos sociales son causados por un grupo de resentidos sociales que quieren "detener el desarrollo"? Es momento, creo yo, de despojarnos de un discurso tan polarizador, que solo ve "malos resentidos" y "buenos existosos", como dice Levitsky:
"...el gobierno debe cambiar el eje del debate heredado de García: el Perú que avanza contra los enemigos del progreso. Este discurso –muy promovido por los medios limeños– no solo es peligroso para la democracia (porque termina justificando la represión) sino es políticamente fatal para el gobierno porque lo condena a enfrentarse con su base electoral. Si los que votaron por Humala son perros del hortelano, rojos revoltosos y hasta enemigos del Perú, el gobierno no tiene otra alternativa que abandonarlos. Es difícil luchar por la inclusión social si los excluidos están en el otro lado. Hay que cambiar el eje del debate".
En mi opinión, es precisamente en un contexto de desarrollo donde más necesita una pluralidad de posiciones y ponerse a pensar ¿esto es lo que realmente queremos para el país?: ¿un país en piloto automático en el que las cifras valen más que vidas humanas? ¿Un país en el que las protestas son causadas por enviodiosos y resentidos sociales y no por demandas sociales justas? Cito a Meléndez:
"Estimado pro-sistema, el país no está lleno de azuzadores, es hora de que reconozcas las demandas justas detrás. Estimado anti-sistema, las políticas sociales no van a permitir la inclusión si la inversión no produce los recursos necesarios".
Creo que es tiempo de sentarse y debatir con otras posiciones Pero una cosa es sentarse, debatir y negociar (que creo que es de lo que finalmente se trata lo político, negociar), y otra muy distinta es sentarse y decir "si señor" a todo. Parafraseando lo que me dijo un amigo: "¿acaso ahora, en 'tiempos de prosperidad', tenemos que estar de acuerdo en todo y sonreírnos como en un comercial de Wong?". Creo que muchos peruanos todavia tienen que aprender que el hecho de que los demás no los alaben ni les den la razón no los convierte en envidiosos ni en resentidos.

2 comentarios:

  1. No hay como ser humildes...

    ResponderEliminar
  2. es triste q haya gente asi hasta te hacen de lo peor q te puedas imaginar :( ��

    ResponderEliminar