11 de marzo de 2013

La Izquierda Semiótica



Desde hace unas semanas Omar Cavero ha venido escribiendo posts interesantes en su blog "Lo estamos pasando muy bien". Todo comenzo como análisis y recomendaciones para la actual campaña de revocatoria en Lima pero progresivamente pasó a tratar la actual problemática de la izquierda peruana.
En sus dos últimos posts,"La izquierda y el pragmatismo suicida" y "Hacia una izquierda con identidad: recuperemos la teoría", Cavero hace un llamado a regresar a la teoría marxista para recuperar aquello que hace mucho tiempo la izquierda a perdido: identidad.
"Cuando la izquierda abandonó el marxismo, la revolución, el socialismo y la crítica sistémica, ¿qué le quedó?
No le quedó nada más que caer en la marginalidad, justo lo que se buscaba evitar con esas concesiones. Y es que no hay nada más marginal que existir sólo porque hay una derecha a cuya izquierda podemos ponernos. Sin identidad, sólo somos la negación de la derecha y, peor aún, de lo que está más a la derecha.
Y atención a algo: si la teoría, la crítica y la propuesta que definían a la izquierda se dejaron de lado no fue porque se superaron, sino porque simplemente se abandonaron. No fue producto de una sesuda crítica interna ni un ocultamiento táctico. Fue una derrota política que se tomó como un hecho insalvable."
Estoy de acuerdo en esta afirmación. En la actualidad la izquierda no ha tenido un papel protagónico en la escena nacional, y si es que lo ha tenido ha sido adheriéndose a proyectos ajenos. Sin embargo, la solución que propone Cavero me preocupa. Por un lado propone "construir organización desde abajo" por otro afirma que es un reto que debe ser asumido por "académicos politizados" ("es un reto político que debe enfrentarse haciendo uso de las herramientas académicas") que deben "hacer teoría". Más allá de como enlazar estas dos ideas (si es que esta teoría serviría de base para la conformación de una plataforma política de izquierda que participe de la democracia liberal o si es que serviría para una resistencia menos organizada que serviría de base para eventuales levantamientos populares), lo que a mi me preocupa es este "retorno a la teoría".

Necesitamos teoría

¿Qué entendemos por hacer teoría? ¿No se hace suficiente teoría en la actualmente o la que se hace no es lo suficientemente crítica al sistema? Es más ¿qué entendemos por regresar al materialismo que propone Cavero? Aquí quisiera detenerme y citar un reciente post de Levi Bryant que creo que nos puede ser útil.
"My thesis is first that what we call “critical theory” (broadly construed), has been largely correlationist in character and has dominantly taken one of two forms. On the one hand, there’s been what might be called “phenomenological critical theory” (PCT) [...] Here the aim is to investigate the lived experience and embodiment of subaltern bodies. On the other hand, there’s been what might be called “semiotic critical theory” (SCT), where the focus is on the semiotic and semiological structuration of the world. 
[...]
If you aren’t talking about physical stuff and the difference that physical stuff makes, you just aren’t a materialist."
Creo que si la intención de Cavero es elaborar una teoría (un "macro discurso") que explique injusticias del sistema, puede caer en lo que Bryant llama una teoría crítica semiótica, es decir, una teoría que critíca discursos de la realidad peruana (digamos, el gran mito del milagro económico peruano). Tengo 2 objeciones al respecto: 1) creo que de esto ya tenemos suficiente y 2) probabablemente esto no trascienda más allá de la academia y algunos medios de izquierda.

Necesitamos data

En un intercambio de comentarios respecto al último post de Cavero, Roberto Bustamante (a.k.a. el morsa), sostuvo una posición similar a la mía, sin embargo él fue más allá; él pedía "data", datos concretos, cifras. A esto Cavero le respondió que los datos necesitan un marco dentro del cual puedan ser interpretados. En este sentido si debo darle la razón a Cavero: la data, por si sola, no sirve para el emprendimiento de un proyecto político. Este creo que es otro error que cometen la academia: muchas veces se cree (no digo que sea el caso de Bustamante) que solamente la elaboración y presentación de estudios sobre desigualdad pueden hacer que los politicos cambien su parecer respecto a algún tema. Lo cierto es que esta actitud hacia la "data" no solamente es tomada por académicos que pueden considerarse a si mismos como de izquierda o progresistas, sino también por los tecnócratas más duros que forman parte del establishment. Cito un artículo de "The New Inquiry" que me parece que describe muy bien la obsesión de los tecnócratas con los datos.
"The appeal of technocratic political debate is its scientism: By focusing on hard numbers, technocratic politics seems to escape from the subjectivity of values, inhabiting the seemingly more stable world of objective truths. [...] This technocratic politics fits with a broader centrist hope that, through empirics and a war fought strictly on the basis of factual information, we might find reconciliation that will render political disagreements obsolete. Rather than the left and right having to exist as perpetually warring factions, technocratic discourse promises us the serenity of consensus."
Necesitamos política

Si la teoría sola o los datos puros no solucionan el problema de la izquierda ¿qué lo hará entonces? Lo que creo que es imperativo para la izquierda actual es hacer un análisis de las condiciones materiales y usar los resultados para ofrecer propuestas de reformas desde una plataforma politica, Creo que Cavero está en lo correcto al pedirle a la izquierda que regrese a Marx, pero más que regresar a su teoría revolucionaria habría que regresar a su metodología, al análisis materialista para luego pasar a como esto afecta las condiciones de vida de los individuos. A partir de los resultados de este análisis (hecho a partir de data, claro está) es que se podría empezar a hacer un diagnóstico que puede ser utilizado en una plataforma o ideario político. Acá la crítica que hace Levi Bryant en este post a la conocida teoría sobre los retretetes de Zizek me parece clave.
"For Zizek, political problems are problems in the symbolic and are to be responded to through the symbolic (discursive critique). They aren’t problems of rampant epidemics of, for example, cholera that deplete the ability of people to organize economically and socially in new ways. The idea of improving plumbing for a particular group of people in a particular part of the world as an emancipatory intervention is, for theorists like Zizek, absurd. It’s not on the radar as an explanation of oppression and a way of overcoming oppression is absurd."
La única manera en que veo que el proyecto de Cavero se concrete ( "construir organización desde abajo" a partir del trabajo de "académicos politizados") es haciendo que los "academicos politizados" trabajen "abajo", que analicen las condiciones materiales de los sujetos. El ejemplo de Bryant es claro. Lo mismo se puede hacer con data que revele, por ejemplo, cuánto tiempo los niños se demoran en ir de sus hogares a sus escuelas o cuántos niños reciben dieta con la cantidad adecuada de nutrientes. La izquierda tiene que reapropiarse del análisis de las condiciones materiales a través de un discurso igualitario. Ubilluz nos puede dar un ejemplo más cercano en un artículo reciente sobre la revocatoria.
"Hay que apoyar, por ejemplo, la reforma del transporte. Pero en vez de abogar por una Lima ordenada, hay que decir que el ordenamiento del tránsito es obra de igualdad social. ¿No hay mayor fuente de inequidad que un transporte público en el que una persona sin recursos se demora horas en llegar a su trabajo, mientras que aquélla que puede comprarse un auto lo hace en la mitad del tiempo o menos?"
Algunos dirán: "hacer reformas públicas, así sea bajo un discurso igualitario, no tiene nada de revolucionario". Ok, reformas públicas las puede hacer cualquier gobierno que no necesariamente sea de una izquierda revolucionaria. ¿Como lograr que reformas públicas sean realmente revolucionarias? A riesgo de no ser tomado en serio, creo que Zizek tiene la respuesta:

Cita de 5:55 a 6:34
"So the beauty is to select a topic which touches the fundamentals of our ideology, but at the same time, we cannot be accused of promoting an impossible agenda--like abolish all private property or what. No, it’s something that can be done and is done relatively successfully and so on. So that would be my idea, to carefully select issues like this where we do stir up public debate but we cannot be accused of being utopians in the bad sense of the term."
Entonces ¿qué reformas públicas que toquen los cimientos de la ideología puede proponer la izquierda? Esa respuesta la proveeran los "académicos politizados" luego del análisis de las condiciones materiales. Esperemos que no demore demasiado.

2 comentarios:

  1. Me gustó mucho tu análisis, en la primera parte dejas claro como es que la izquierda "perdió" contra la derecha, no solo en el Perú, la derecha repitió tanto que la izquierda habia perdido que los zurdos "se la creyeron" y sin haber perdido se retiraron ylimitaron a dar la contra.
    Lo que no me gustó fue tu último parrafo, "esperemos" que no demore, que lguien lo haga, alguien a quien le paguen seguro, esperemos que el dinero o su fuente no desvien de alguna manera la investigación, tal vez sonará un poco iluso de mo parte pero si seguimos esperando a que alguien haga algo nos vamos a morir esperando, sería como decir, "si dios me permite", personalmente no creo tener aún las herramientas para proponer algun tipo de reforma pero estoy trabajando en eso, creo que es tarea de cada persona que se considere de izquierda y que se den cuenta que un academico politizado no es un politico de academia sino deberia ser un académico metido en política, un medico, un periodista, un profesor de primaria, etc.

    ResponderEliminar
  2. Si, tal vez en el último párrafo es muy deus ex machina ("esperemos que vengan los académicos"). Lo cierto es que cada académico que crea en esta propuesta política debe analizar las condiciones de materiales de los sujetos en las medidas de las posibilidades de sus investigaciones y herramientas metodológicas, siempre artículandose dentro de una plataforma de izquierda guiada por un discurso igualitario.

    ResponderEliminar